Resultado de imagen para niño sorprendido tapandose los ojos

 

Lo primero que sugiero es mantener la calma, NO apague la TV de improviso, siéntese y confirme lo que el niño está viendo. Esta es una excelente oportunidad para iniciar una conversación entre usted y su hijo de la cual depende que el o ella le siga teniendo confianza para hablar de estos temas. La relación padres-hijos tiende a crecer en este tipo de situaciones accidentales, si se maneja de forma apropiada.

NO es lo mismo una escena sexual normal a una escena de pornografía. Si se trata de una escena sexual normal, explique de forma sencilla y de acuerdo a la edad del niño o niña, que esta es la manera en que los adultos que son pareja y se aman, se demuestran afecto. Si se trata de una escena porno, entonces debe explicarles que esto no es real y los daños que le ocasiona a él o ella, ver este tipo de contenidos. Es necesario que le explique que en las relaciones sexuales reales lo que se busca es expresar afecto, respeto y cuidado por la pareja.

Nunca niegue lo sucedido diciendo que no fue nada, aproveche el hecho y converse con su hijo(a) al respecto. En muchos casos los niños ya han visto este tipo de escena en alguna película, o algún amiguito de la escuela le ha contado lo que sucede en una relación sexual.

Muchas veces el niño no entiende lo que pasó, y nosotros somos los que agrandamos el suceso, dando explicaciones que van más allá de lo sucedido.

Inicie el tema, haciendo algunas preguntas:

  • ¿Lo habías visto antes?
  • ¿Qué piensas al respecto?
  • ¿Cómo te sentiste al verlo?
  • ¿Tienes alguna pregunta sobre lo que viste?

Finalmente, dígale al niño o niña que puede pedirte más información en el futuro si lo cree necesario.

La edad del niño (a) es vital para saber cómo iniciar el tema, y responder a sus preguntas. Puede ponerse de acuerdo con el padre o madre del niño(a) para tocar el tema. NO le cuente lo sucedido a la familia, abuelos, tíos, o amigos ya que con esto magnifica lo sucedido.

Los padres deben proteger a sus hijos e hijas de ver escenas de parejas teniendo relaciones sexuales ya que aún no están listos para entender lo que ven y les puede crear confusión por el contenido violento que muchas veces ocurre en dichas escenas.

La educación sexual debe comenzar en la casa, por lo que los padres debemos enseñar a nuestros hijos qué significa una relación afectiva, con besos, abrazos, cercanía física, y emocional.

Una educación sexual que incluya conversar sobre el cuerpo humano, los cambios que van ocurriendo, las diferencias físicas en el hombre y la mujer, sobre la primera menstruación, el enamoramiento, las relaciones sexuales, embarazo y otros temas que vayan surgiendo.

Lo ideal es criar a nuestros hijos e hijas con una educación sexual basada en valores como el respeto, la confianza, la fidelidad, el amor y la honradez.

 

 Dra. Mirtha De León

Terapeuta sexual y de parejas