Familia tradicional: ¿Por qué no aceptar otros modelos ...

 

“Familias Sólidas”

Por Betania Cruz

Trabajadora Social y Terapeuta Familiar.

El aislamiento social que vivimos se debe a la pandemia que nos azota: enfermedad epidémica (COVID-19) que se ha extendido a los países del mundo, produciendo daño o muerte a muchos individuos donde ha llegado. La población está viviendo una situación de alarma que genera estrés, ansiedad y miedo.

El miedo proviene de:

– La incertidumbre por el impacto.

– La preocupación por la posibilidad de contagio.

– El desconocimiento de la duración de la situación.

– De sus posibles repercusiones socioeconómicas.

 

Una Pandemia:

– Te toma desprevenido. (¡Y ahora!?).

– Se trata de una experiencia desagradable. (Irritabilidad, malestar emocional, somatización).

– Implica un peligro (exceso de cuidado).

– Produce pánico (Histeria colectiva, Ansiedad, Temor).

– Obliga a tomar medidas evitativas de contagio (Cuarentena, distanciamiento físico).

– Altera el estilo de vida cotidiano (La rutina varía considerablemente, uso de mascarillas, toque de queda…).

– Genera nuevos gastos o pérdida de sustento por la alteración de la actividad económica y productiva de mucha gente.

– Produce pérdidas humanas que traen duelo a las familias (Gran Tristeza, temor al contagio o a la muerte).

Una encuesta, realizada a personas de 15 países, reveló que se sentían así:

12% Enojados.

15% Solos.

30% Preocupados.

43% Impacientes.

 

Hechos y Consecuencias del Aislamiento Social

  • El Aislamiento Social consiste en evitar contacto físico con las personas conocidas y desconocidas, amadas o con quienes te vinculas momentánea o esporádicamente.
  • Sientes que no controlas tu agenda y eso te desestabiliza.
  • Lo que hacías antes, libremente, se ve limitado por el freno que te impone la posibilidad de ser contagiado o contaminar a otros, incluidos los miembros de tu familia extendida.
  • Puedes encontrarte en soledad, extrañar a los que tenías muy cerca, mientras te preguntas: ¿Por qué?, ¿Hasta cuándo?
  • Cuanto más estricto y duradero sea el aislamiento, más grave son los impactos psicológicos.
  • El aislamiento lleva a la gente a desear la interacción social.
  • Si sigues manteniendo el contacto con tus amigos y familiares online, te vas a sentir menos aislado socialmente.
  • Identifica si no te estás comportando como tu yo normal, puede significar que necesitas ayuda profesional: Ej: si tomar una ducha o comer se ha convertido en una obligación.

 

Los Cambios y Las Emociones

  •  Ante una pandemia que implica cambios que tienes que asumir, aunque no entiendas o no estés de acuerdo, lo primero que suele suceder es que las emociones se alteren y los sentimientos que provocan los nuevos pensamientos y cuestionamientos.
  • Las emociones desagradables suelen ser las primeras que te asaltan: temor, tristeza, ansiedad, depresión, miedo, angustia, pesar, enojo…
  • En cambio, lo primero que tiende a producir es resistencia.
  • Pasar de lo conocido a lo desconocido puede crear temor porque desconocemos qué puede suceder al dar ese paso.
  • Dependiendo de tu temperamento; si eres sociable-afectuoso; vas a extrañar más a los tuyos.

 

¿Cómo asumir estos cambios?

 

  •  Tomar conciencia de que las medidas, aunque indeseables, serán beneficiosas para ti y los tuyos.
  • Que el costo/beneficio valdrá el esfuerzo y que a largo plazo será mejor el resultado de no contagiarte que la inversión emocional. [Los que han vivido el contagio tienen experiencias mucho más intensas y muchos han salido adelante].
  • Estar consciente de estos detalles puede ayudarte a entender y experimentar la crisis con una actitud más favorable. En nuestra próxima entrega abundaremos con la segunda parte.

 

Personas Sólidas forman Familias Sólidas y estas construyen una Sociedad Sólida.

 

Betania Cruz Fernández⠀
Trabajadora Social
Máster en Terapia Familiar Sistémica
Coach Espiritual
Directora de «Familia y Terapia»⠀