Resultado de imagen para papa conversando con su hijo

 

Atrevernos a hablarle a nuestros hijos de sexo, es lo primero que tenemos que vencer, el tema nos tiende a producir miedo, vergüenza, temor, por lo que les sugiero que mires atrás, y revises las consecuencias de tu historia sexual. Responde las siguientes preguntas: ¿Te hablaron tus padres de sexo?, ¿Con quién hablaste del tema?  ¿La información recibida fue valiosa? ¿Te produjo ganancias, pérdidas, la información? ¿Repetirias lo que hicieron contigo? ¿Hicieras algo diferente?

Debemos iniciar sabiendo la diferencia entre Sexo y sexualidad.

SEXO

Son las características primarias y secundarias que nos dicen si somos varón o hembra.

SEXUALIDAD

Son los aspectos relacionados a lo físico, social, relacional, cultural, afectivo, emocional que nos hace ver como individuos.

Si entendemos estos conceptos, nos ayudará a dar respuestas a nuestros hijos cuando nos hagan preguntas como:

  • ¿Por qué soy hembra o varón?
  • ¿Por qué papi tiene pene y yo no?
  • Mi hermana tiene algo que yo no tengo.
  • ¿Conoces el nombre de todas las partes de tu cuerpo?
  • ¿Sabes por qué las niñas se ven distintas a los niños?
  • Tu tía está embarazada. ¿Sabes qué significa esto?

 

Estas preguntas también nos servirían para iniciar una conversación sobre este tema.

Nuestras respuestas a estas preguntas deben ser claras, sin titubeos, respondiendo de una forma clara, concisa, y sin temor. No debemos alarmarnos cuando los hijos nos pongan este tema, y responderles exactamente lo que nos están preguntando, no irnos por la tangente, y hablar en un lenguaje llano y sencillo., de acuerdo a la edad del niño(a) y adolescente.

Si no tenemos respuesta al tema que nos preguntan, sea sincero diciendo que no tienes la respuesta, que lo vas a investigar, y que luego le responderás. No dejes las preguntas sin responder, porque si no responde sus preguntas, buscarán respuesta en otro lugar, en otra persona, que pudiese dar una respuesta inadecuada.

La educación sexual comienza en casa, desde que nacen los hijos. Se educa sexualmente desde que decimos los nombres correctos de los genitales, desde que eres afectuoso con tu pareja. Aprovecha las oportunidades que cualquier día brinda una pareja besándose en la televisión o una mujer embarazada para responder cualquier pregunta que surja del tema.

Usted debe estar abierto(a), para responder a la curiosidad que ellos tengan, de manera clara y precisa puede responder a las preguntas sobre el cuerpo humano.Concluye expresando su disposición a escuchar, conversar y responder cualquier cuestionamiento presente o futuro sobre el tema.

En la medida que les dé confianza a sus hijos, ellos se acercarán a usted para buscar las respuestas o conversar.Con esta actitud está sentando la base para una relación padre-hijo apropiada que servirá de puente para el futuro.

Si un niño no ha preguntado sobre sexualidad y ya tiene cerca de los seis años, es probable que haya recibido el mensaje indicando que no debe hablar del tema.

A medida que los niños vayan aumentando la edad, debe ir profundizando en el tema, y apoyándolos en toda la información que deben manejar sobre adolescencia, cambios relacionados a su edad, embarazo, infecciones de transmisión sexual, HPV, elección de pareja, métodos anticonceptivos, etc.

Está comprobado que, si iniciamos a temprana edad educando a nuestros hijos sobre educación sexual, tendremos hijos que vivan una sexualidad sana y responsable.

 

 Dra. Mirtha De León

Terapeuta sexual y de parejas