A mi hijo de 10 años le he enseñado que las hembras no se maltratan y que no debe pegarles por ningún motivo. 

Tuvo una discusión con una amiguita del colegio y le escupió la cara.

Cuando lo supe, le dije que si deseaba ser tratado por sus amigas como un caballero, debía tratarlas como damas y que aunque no le pegó eso seguía siendo maltrato y debía reparar el daño.

Le ofrecí 3 alternativas para hacerlo, costeando con el dinero de su alcancía y que eligiera una:

1-Compartir con la niña una merienda que a ella le gustara.

2-Comprarle un regalo y entregarlo con una tarjeta.

3-Llevarla a cenar y al cine y tratarla como una princesa.

 

En principio eligió la primera opción, pero la merienda iba y venía dentro de su mochila. 

Al no hacer lo que acordamos, le dije que tendría que elgir entre las otras dos opciones. 

Decidió por la tercera.

Hablé con la madre de la niña, le conté acerca del plan e hicimos lo acordado.

Cuando llegamos a la casa le dije a mi hijo:

«Desmóntate y sal a buscar a tu amiguita, como un caballero».

Al montarse al carro: «Pregúntale dónde quiere cenar»

Al llegar al restaurante de comida rápida: «Ahora, ve con ella a comprar lo que ella prefiere»

Cuando llegaron, les dijimos que se sentaran en una mesa contigua a la de mi esposo y yo.

Compartieron su cena y luego se entretuvieron en el área de juegos del lugar.

Luego fuimos al cine y llevamos a la amiguita a su casa, de vuelta.

Nuestra Opinión

Estos padres están educando a su hijo para que desarrolle destrezas emocionales-afectivas adecuadas ante sus errores y aprenda a enmendar sus faltas en las relaciones, sobre todo de pareja. 

Hacerlo con esta amiguita le entrena para actuar luego, ante su novia, esposa y hasta ante su madre u otra mujer. Está aprendiendo a ser responsable cuando lastime a alguien y a asumir una postura respetuosa.

Este es el deber de los padres, sobre todo con los varones, en lugar de hacerse de la «vista gorda», entendiendo que «los varones son agresivos y/o poco delicados por naturaleza». Esta es una falsa creencia que cuando no se corrige a tiempo, trae como consecuencia problemas sociales serios, como vemos en estos tiempos; donde los valores se han invertido.

Eduque a su hijo. Dé el ejemplo y entrénelo para vivir sabia y abundantemente.